viernes, 15 de abril de 2016

Mielopatía degenerativa canina y la raíz de Clitoria ternatea

Hola a todas y a todos.

Mi experiencia con la Mielopatía Degenerativa Canina y la raíz de Clitoria ternatea

La Mielopatía Degenerativa es una enfermedad neurodegenerativa, que afecta a los perros de algunas razas en particular, la cual sigue sin cura.  La vaina de mielina que recubre los nervios va desapareciendo en cuestión de días, afectando severamente la movilidad del tren posterior. Al parecer es una predisposición genética, porque se ha descubierto la relación con la mutación genética de un gen que apaga la producción de SOD1, la enzima superóxido dismutasa 1 (SOD1). Cuando hay ausencia de SOD1 el organismo es afectado por los radicales libres los cuales desencadenan muchas enfermedades degenerativas.”


Lo que les voy a relatar hace parte de mi propia experiencia con esta enfermedad neurodegenerativa en perros, y tal vez, sea una serendipia.

Tony es un perro de raza Rottweiler, aunque mestizo, de aproximadamente 8-10 años, más o menos 35 kilos de peso de mucha energía y fuerza, ¡muy, pero muy activo!, al punto de ser aburridor. Este es el macho alfa de una manada de cuatro canes con los que vivo.

Los síntomas clínicos:
Una de las formas de diagnosticar esta patología es con los síntomas clínicos, ya que, en el laboratorio, la confirmación de la enfermedad se hace por medio de la histopatología post-mortem (Pellegrino 2.013).
De un momento a otro noté que el perro tenía, un leve, pero muy anormal movimiento a causa de alguna molestia en la región espinal, precisamente, en la zona toraco-lumbar. Cuando mi amigo caminaba se le notaba una especie de corto circuito (impulso nervioso, neuronas, axones) en desarrollo que le hacía interrumpir todo el movimiento del tren posterior.  Esta enfermedad ataca principalmente la neurona motora y afecta severamente al sistema propioceptivo (Pellegrino 2.013).
Al día siguiente (día 2), el perro presentaba ataxia (parálisis) parcial del tren posterior, lo que a simple vista se observaba, era que, el perro se iba de lado y no podía coordinar los movimientos en esta zona, cruzaba los miembros posteriores.

Tony, mi desafortunado amigo, es de cinco canes en casa, mi preferido. He tenido siempre una conexión especial con él.

Ya, al tercer día, el pobre perro tenía una ataxia total del tren posterior y estaba postrado.
Cuando le hice una  punción sobre la extremidad posterior, no tenía sensibilidad en esta zona y a esa altura ya no tenía tono muscular.
El perro estaba deprimido, presentaba incontinencia fecal y urinaria, además de una orina turbia y sanguinolenta, no presentaba cuadro febril.  Para poder movilizarse, el perro arrastraba todo su tren posterior, pero al hacer esta maniobra se laceraba los dedos por la fricción con el suelo. Lo que terminaba en heridas abiertas y expuestas a la mosca de los cuernos, que por esta época de “El Niño”, abunda.

De tal manera, que en el curso de una semana, aproximadamente, el perro terminó de esta manera tan patética.  Este perro pasó de un estado normal, era bastante activo y cansón, a un estado de postración y depresión absoluto.  Potenciado, eso sí, por el severo estrés por calor, a causa de  “El Niño”. El perro ya estaba perdiendo masa corporal aceleradamente.
Tomaba agua pero no comía, estaba en un severo estado de depresión. No podía mover la cola, debido al hecho de no tener sensibilidad en esta zona.
La incontinencia fecal y urinaria le traía al perro severos problemas. La orina le quemaba la piel. Y las heces al untarse por obvias razones se convertían en un pesado trabajo de aseo y limpieza para mí.  Sobra decir del estrés tan severo que esto le causaba.

El tratamiento:
Es importante resaltar que el tratamiento clásico de la medicina veterinaria en esta enfermedad, va orientado a un tratamiento paliativo, ya que esta enfermedad hasta ahora no tiene cura. Y consiste básicamente en glucocorticoesteroides, como prednisolona, vitaminas del complejo B, como la tiamina, ya que esta enfermedad es desmielinizante, destruye la cubierta de mielina en los nervios.  La mayoría de propietarios en estos casos, acude finalmente a la eutanasia.  Los perros más afortunados terminan en silla de ruedas por el resto de sus días.

Conociendo estos antecedentes y después de una concienzuda revisión de literatura, decidí tomar un camino alternativo, olvidándome del tratamiento clásico.

Encomendé a mi amigo a la raíz  de Clitoria ternatea, la cual tiene larga fama y reputación de más de 5.000 años, en la medicina Ayurveda por ser un neuroregenerador en humanos.




Este tratamiento que nunca ha sido usado en perros fue complementado con la siguiente terapia:

1.       Jugar con el perro a diario, levantar su estado de ánimo, bajar el estrés.   Esto es fundamental en la recuperación.  El perro estaba postrado, sin energías, abatido, no quería nada de nada. Yo le insistí mucho, hasta que cambió su estado de ánimo.  Le movía las extremidades posteriores, le daba masaje en la zona toráxica.
2.       Hidromasaje: con una manguera de jardín, apliqué un chorro fuerte sobre todo el tren posterior, todos los días y dos veces diarias.  Esto servía también para la rutina de aseo, les recuerdo que este infortunado tenía incontinencia urinaria y fecal, típico en este desorden neurológico.
3.       Dieta. Este perro estaba en un estado de depresión muy profundo, no comía, estaba totalmente inapetente.  Mi tratamiento fue carne de vaca, molida y cruda, únicamente.  Los primeros 15 días.
4.       Dosificación de la raíz molida de Clitoria ternatea: Inicié con 1.8 gramos/día; los primeros 15 días
5.       Tratamiento de sostenimiento 1.2 gramos /día, todos los días hasta el día de hoy, aproximadamente 45 días.

Los resultados:
Al día de hoy, 45 días después, el perro está recuperado al 90 %. Tiene plena movilidad, presenta una muy leve debilidad en la parte inferior de la pierna izquierda, a nivel de tarso y metatarso. Mueve la cola, esta alegre, tiene sensibilidad plena en todas las partes del cuerpo.  Creo que el tratamiento a base de raíz de Clitoria logró revertir la enfermedad con éxito.

La raíz de Clitoria ternatea cuenta con más de 25 metabolitos (Margret et al. 2015), como taraxerol y taraxenona (antiinflamatorios), quercetina (antioxidantes), flavonoides, alcaloides, minerales como; magnesio, zinc, hierro, cobre y manganeso (Deka et al. 2013 . En ratas de laboratorio se ha probado que eleva los niveles de acetilcolina (neurotransmisor) y actúa como un neuroregenerador, ya que tiene un efecto neurotrófico sobre las células madre neurales de la zona subventricular anterior (Rai 2010).




Saludos.

BIBLIOGRAFIA

Pellegrino, F. C. Mielopatía degenerativa: Estado actual del conocimiento. Revisión bibliográfica. Facultad de Ciencias Veterinarias, Área Anatomía. Universidad de Buenos Aires. 2013

A. A. Margret, et al. A strategy to employ Clitoria ternatea as a prospective brain drug confronting Monoamine Oxidase (MAO) against neurodegenerative diseases and depression.  Nat. Prod. Bioprospect. (2015) 5:293–306

Kiranmai S.Rai. Neurogenic potential of Clitoria ternatea
aqueous root extract – A basis for enhancing learning and memory. World Academy of Science, Engineering and Technology
Vol:4 2010-10-22

Deka M., et al. Biochemical estimation of primary metabolites and mineral composition of clitoria ternatea linn. roots.  8(2): 713-713, 2013 (Supplement on Medicinal Plants)